Daily Bread

1 Corintios 15:25 - << Porque preciso es que Él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. >>

¡Cristo Jesús reina hoy!  Él empezó Su reino para aplastar a Sus enemigos hace 2000 años, cuando Él fue exaltado a la diestra del Padre (Hechos 2:33; 5:31; 7:55-56; Hebreos 1:13; 10:13; Efesios 1:20; Filipenses 2:9; Salmo 110:1; Mateo 22:44; 1 Pedro 1:21).  Después de haber conquistado las potestades de las tinieblas, a Él le fue dado el lugar de autoridad soberana – para reinar hasta todo lo que se opone al Reino de Dios, está terminado (Apocalipsis 1:18; Colosenses 2:15).

La soberanía de Jesucristo ha empezado entre quienes lo han recibido voluntariamente Su soberanía, y han abrazado la transformación que nos ha sido traída por Su nombre.  Aquellos quienes han venido bajo de Su dominio, Él también ha dado el poder por la efusión del Espíritu Santo y fuego, para ejercitar autoridad sobre todos los enemigos de Dios.  Tenemos que estar dispuestos a reconocer que Jesús reina para el propósito de destruir cada poder del pecado y la muerte.  Si hacemos el error de creer que de alguna manera Dios está en paz con el pecado y la muerte, y no está militante contra ellos - ¡creeríamos una mentira, y seríamos condenados!  Él está reinando ahora en nuestras vidas, y donde Él reina, el pecado y la muerte no tiene poder, sino están destruidos en todo lugar donde ellos levantan sus cabezas rebeldes y traicioneras (1 Juan 3:8; Juan 12:31; 16:11; Lucas 10:19; Marcos 16:17; Romanos 6:12,14).

En el futuro, Jesús vendrá y reinará por 1000 años sobre todo hombre, y si lo aceptan voluntariamente o no, Él reinará con una vara de hierro y Él aplastará toda rebelión y oposición (Salmo 2:9; Apocalipsis 2:27; 19:15; 20:3-7; Zacarías 14:16-19).  Al final de ese tiempo, Satanás y cada potestad del pecado y la muerte – y todos aquellos quienes se juntaron en alianza con ellos – estarán lanzados al lago de fuego, y el tiempo del pecado y la muerte será acabado eternamente.  Dios nos ha dado el poder de vivir en la gloria de Su naturaleza y voluntad.  Él nos ha hecho Su templo y morada.  ¿Continuaría a escuchar a las decepciones y propaganda de la mentira satánica que da poder al pecado y desobediencia?  O en lugar de eso, se levantaría junto en Su causa justa y diga: <<¡Cristo Jesús reina supremamente y Su voluntad será hecha!>>

Sea Bendito

Pastor Mark Spitsbergen

Email: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Teléfono: 858-566-1700

El Pan Diario Archivos: http://www.abidingplace.org/el-pan-diario.html

 

Efesios 1:10 - << de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra. >>

El hijo unigénito, Cristo Jesús, nació en la dispensación del cumplimiento de los tiempos a redimir todas las cosas – y ahora el Padre supervisa las últimas horas de ese tiempo, llevando todo a una resolución completa en Cristo Jesús (Gálatas 4:4; 1 Corintios 10:11).  En estas horas finales antes de la creación de un cielo nuevo y tierra nueva, Dios está trabajando alistando cada parte y persona para este día glorioso (Santiago 5:7; Hechos 1:7; Mateo 24:36; 1 Corintios 15:24-28; Apocalipsis 20:4).  El Padre ha dado a Jesús un nombre que es sobre todo nombre, y ahora Él está ocupado con la administración (<< oikonomia >>) de Su reino.  Por Cristo Jesús, todas las cosas fueron reconciliadas a Dios, sean en el cielo o en la tierra (Colosenses 1:20).  No hay redención fuera de Jesús, y es a Él que toda las cosas tienen que venir para encontrar restauración.  El Padre y el Espíritu Santo están llamando activamente a los hombres a Jesús, y glorificando Su nombre en toda la tierra (Tito 2:11; Juan 6:44; 14:13; 16:13).  Están haciendo preparaciones en este momento para los eventos finales, por lo cual toda la creación estará librada a la libertad gloriosa de la redención que fue comprado por Cristo Jesús (Romanos 8:21-23).

El Padre le ha dado a Jesús a cargo sobre todo, y en Él todas las cosas están sumadas.  Su nombre y autoridad es superior a todos los otros (Filipenses 2:9-11).  Él es la cabeza sobre la iglesia, y el enfoque de todo en el cielo.  Cada potestad está sujeta a Él en el cielo y en la tierra, y Él reinará hasta que toda rebelión está arrojada, y el último enemigo, la muerte, está destruida.  Por el reino de Cristo Jesús, todo estará retornado a su orden original (1 Corintios 15:24-28; Hebreos 2:8; Isaías 65:17; 66:22; 2 Pedro 3:13; Apocalipsis 21:1).  Jesús fue manifestado para destruir las obras del diablo, y está fijado en esta eliminación completa y total. ¡Nosotros somos llamados a juntarnos con Él en su causa justa, y a predicar el evangelio del Reino!  Como ciudadanos del cielo e hijos de la luz, tenemos que permanecer contra toda rebelión e iniquidad.  Como herederos de Dios, y herederos juntos con Cristo, deberemos participar con Dios en Su administración en esta hora final (Daniel 9:24; 1 Tesalonicenses 5:5; Lucas 10:19; Marcos 16:17; Romanos 8:14-16; 13:14; Gálatas 5:16,25).

Sea Bendito

Pastor Mark Spitsbergen

Email: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Teléfono: 858-566-1700

El Pan Diario Archivos: http://www.abidingplace.org/el-pan-diario.html

Efesios 1:9 - << dándonos a conocer el misterio de Su voluntad, según Su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo .>>

Ha sido concedido a nosotros la habilidad de tener la revelación del misterio glorioso de la salvación.  Jesús vino, y el misterio fue revelado.  Por Su vida, las cosas escondidas, que habían sido guardadas en secreto, fueron conocidas.  En Cristo Jesús, Dios reveló el misterio de la comunión: un misterio que fue escondido desde los siglos, pero ahora está manifestado en Cristo; el misterio de la unidad (Colosenses 1:27-28; Efesios 3:9; 2 Corintios 6:16; 1 Pedro 1:10-12).  Dios, quien fue hecho hombre, también viviría y moraría en el hombre por la obra de redención (Colosenses 1:27; Juan 14:23; 1 Corintios 3:16; 1 Juan 3:24).  Por la predicación del evangelio, el poder milagroso de la palabra hablada transformaría los corazones de todos los que oirían, y establecería todos los que obedecerían en el reino de Dios, sin hacer caso de su nacionalidad o raza (Romanos 16:25-26; Efesios 3:3-6).

El misterio de la redención fue descubierto en el Cordero de Dios ofrecido en un altar hecho de madera – un árbol maldito – para pagar totalmente la pena del pecado de cada persona.  Allí Jesús reveló el amor desesperado del Padre a todo hombre.  El misterio de la salvación mostró la obra del Espíritu Santo, quien por la sangre de la cruz, cubriría el corazón de todos los que creerían, y produciría el milagro de una creación nueva.  Por la obra de la gracia asombrosa de Dios, Cristo Jesús sería formado en el corazón de todos aquellos quien lo recibirían.  Todos los que creerían serían el templo del Espíritu Santo donde Dios viviría y moraría.  Por el Espíritu del Señor, los caminos de Dios y Su ley serían inscritos no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón (2 Corintios 3:3; Hebreos 8:10; 10:16; 2 Pedro 1:4).  Todas estas cosas fueron << puestas en Él >> (protithemai), quien fue el Hijo modelo.

Jesús nos mostró todo lo bello acerca de la creación del hombre.  Él nos mostró la intención de Dios cuando Él dijo << Hagamos al hombre a nuestra imagen y conforme a nuestra semejanza >> (Génesis 1:26). En el misterio de la redención, Jesús vino como el último Adán y condenó todo pecado en la carne, probando que la injusticia no debió estar en el hombre, y por eso rompiendo cada demanda del pecado (1 Corintios 15:45-48; Romanos 8:1-3).  Por la transformación del Espíritu, ahora podemos poner la imagen de lo celestial y caminar en unión y acuerdo perfecto con el Padre (Tito 3:5; Juan 17:21-23).  Por la comunión que Jesús tenía con el Padre, Él nos modeló como caminar agradable a Dios, y ha llamado a todos para seguir en Sus huellas (1 Pedro 2:21; Mateo 3:17; 17:5; 2 Pedro 1:17; Colosenses 1:10).

Sea Bendito

Pastor Mark Spitsbergen

Email: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Teléfono: 858-566-1700

El Pan Diario Archivos: http://www.abidingplace.org/el-pan-diario.html

Page 48 of 49