Daily Bread

Marcos 8:32-34 - "Esto les decía claramente. Entonces Pedro le tomó aparte y comenzó a reconvenirle. Pero él, volviéndose y mirando a los discípulos, reprendió a Pedro, diciendo: ¡Quítate de delante de mí, Satanás! porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame."

La idea de Pedro de como saldría las cosas en el plan divino, era diferente a la de Jesús. En el marco de la comprensión y logro humano, Pedro quiso que Jesús no sólo sea aceptado por las masas, sino también sea el rey de Israel. Ciertamente, él había previsto un plan de como todo eso vendría a pasar. Cuando Jesús anunció que sería rechazado y condenado a muerte, eso trabajó en contra de las cosas que Pedro entendió y no tenía ningún sentido en absoluto. La muerte sería el fin de todos los sueños, ambiciones y sacrificios. Pedro no podía entender que Jesús haría algo mucho más grande que conquistar hombres; Él vencería la muerte.

La habilidad divina supera con creces la capacidad humana, incluso como el interés de Dios supera con creces el interés humano. Cuando tratamos de limitar a Dios a las cosas que podemos entender no podemos avanzar con Él; debemos humillarnos ante el Señor. Esto no es difícil cuando sabemos que Él tiene nuestro mejor interés en el corazón. Además, cuando se reconoce la futilidad de confiar en nuestra propia capacidad y comprendiendo la humildad necesitada para negarnos a nosotros mismos viene mucho más fácil. Exaltar la Palabra de Dios y el plan por encima nuestro, es lo más sensato que podemos hacer. Si vamos a confiar únicamente en Su dirección y Su poder obrando en nosotros caminaremos en el tipo de auto negación y humildad que Dios está buscando. Es esta entrega a Él que le permitirá lograr aquellas cosas que Él desea hacer y revelar su gloria a través de nosotros.

Nuestro mayor reto es dejar de intentar hacer las cosas a nuestra manera. Nos encontramos con grandes ideas sobre cómo, desde la tierra, ejecutar el programa completo del cielo. Podemos tener programas y esquemas pero la capacidad humana nunca lleva a cabo las señales, maravillas y demostración del Espíritu Santo y el poder que Dios ha propuesto por nosotros para representarlo y predicar Su evangelio. Sólo pensar en ello, si Dios hubiera hecho cosas de la forma que Pedro lo había planeado , no seríamos redimidos hoy.

Si vamos a seguir a Jesús en el poder sobrenatural de Dios, entonces debemos negarnos a nosotros mismos y nuestra propia forma de hacer las cosas. Nuestra forma de hacer las cosas se limita a nuestra propia capacidad humana. Mientras estamos confiando en la capacidad humana perdemos la capacidad divina. Incluso Jesús dijo que no podía de sí mismo hacer nada (Juan 5:30). Si vamos a seguir a Jesús debemos confiar en la obra sobrenatural del Espíritu Santo. Debemos estar dispuestos a mirar hacia el Padre, a reconocerlo, y ceder a Él. Debemos creer que Él hará el trabajo si nos apartamos a un lado. Debemos estar dispuestos a hablar la palabra y hacer que la palabra no se mezcle con nuestras propias opiniones. Debemos seguir el ejemplo de sumisión mostrada a nosotros por nuestro Maestro-Jesús, que dijo: "... las palabras que yo os hablo, no las hablo de mí mismo: mas el Padre que mora en Mí, Él hace las obras" (Juan 14:10).

Hay un gran avance esperando por nosotros que hemos llegado al final de nosotros mismos y dar un paso más allá de nuestras propias capacidades. Hay una gran fe en saber lo que Dios quisiera que hagamos, no es por nuestra fuerza, ni con nuestro poder, sino por su Espíritu. Si Él va a trabajar en nosotros debemos estar dispuestos a creer, así como confiar en él. No podemos tener fe en nosotros mismos y fe en Dios al mismo tiempo. Simplemente humillarnos bajo la poderosa mano de Dios y Él nos levantará. Observe lo que Dios hará mientras reconocemos que Su poder obra en el interior de nosotros. Si vamos a estar en Su dirección suministrada a nosotros por Su palabra, entonces vamos a descubrir que es la obra de Dios en medio de nosotros, y no va a ser de nosotros mismos sino que el Padre que mora en nosotros ¡Él va a hacer el trabajo!

 

Hechos 21:10-11 - "Y permaneciendo nosotros allí algunos días, descendió de Judea un profeta llamado Agabo, quien viniendo a vernos, tomó el cinto de Pablo, y atándose los pies y las manos, dijo: Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al varón de quien es este cinto, y le entregarán en manos de los gentiles."

En el Nuevo Testamento un profeta es notable por varias cosas, una de las cuales es la palabra de conocimiento. El principal efecto que la palabra de conocimiento debe tener en las personas es dar a conocer a Jesús y llamarlos a la salvación (1 Corintios 14:24-25; Juan 1:49, 4:19). El primer profeta mencionado en el Nuevo Testamento es Juan el Bautista (Mateo 11:9; Lucas 1:76, 7:28). El segundo profeta es Jesús (Mateo 13:57, 21:11; Lucas 13:33, 24:19; Juan 7:40). Cuando Moisés habló del Mesías que vendría él le llamó profeta (Hechos 3:22, 7:37; Deuteronomio 18:15-16,19). Un total de siete profetas se nombran en el libro de los Hechos: Bernabé, Simón, Lucio, Manaén, Judas, Silas y Agabo (Hechos 13:13, 15:32, 21:10).

Cuando Jesús estaba hablando con la mujer en el pozo y le dijo que ella había estado casada cinco veces y que estaba viviendo con un hombre que no era su marido, dijo, "Señor, veo que eres un profeta" (Juan 4:19). Una palabra similar de conocimiento por parte de Jesús a Natanael llamó esto revelación: "Maestro, tú eres el Hijo de Dios; tú eres el Rey de Israel" (Juan 1:49). De todos los profetas mencionados en el Nuevo Testamento los que más sabemos son acerca  de Jesús y Juan el Bautista. La característica principal de sus ministerios fue llamar a los hombres al arrepentimiento para que pudieran entrar en el Reino de Dios (Mateo 3:2, 4:17; Marcos 1:15, 6:12).

Sabemos que Dios ha puesto profetas en el ministerio de la iglesia y por lo tanto, siempre que hay una iglesia habrá profetas (1 Corintios 12:28; Efesios 4:11). Hoy en día todos estos dones del ministerio como apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros son los líderes de las iglesias y por lo general agrupados en la categoría de los pastores. La única excepción destacada son los evangelistas. Sin embargo, los evangelistas más eficaces por lo general también tienen un papel pastoral en alguna capacidad. Esto no es, porque es esencial a una función pastoral, pero el don en sí está entretejido con la estructura de la iglesia.

Génesis 2:23 - "Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada."

El primer pacto que se observa en la biblia es el pacto del matrimonio. Dios estableció, este pacto, cortando al hombre para abrir, y en medio de la sangre, dio a luz al hueso y médula de la cual construyó la mujer. A través de este acto el hombre y la mujer se convirtieron en una sola carne, hueso de sus huesos y carne de su carne.

También fuimos hechos uno con Cristo Jesús por medio de la redención que Él compró por nosotros con Su propia sangre. Fue a través de la sangre y el cuerpo de Jesús que hemos sido creados de nuevo (Lucas 22:19-20; 1 Corintios 11:25, 10:16; Efesios 2:5,10; 1 Juan 4:9; 2 Corintios 5:14 -15; Juan 17:22). Se puede decir que a medida que Eva fue formada de Adán, nosotros fuimos formados de Jesucristo  tanto que hemos sido hechos uno con él y encontrar todo lo de nuestra identidad en Él (Gálatas 2:20; Filipenses 1:21). Lo que dijo Adán de Eva, Jesucristo ha dicho también de nosotros, "porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia." (Efesios 5:30-32).

Page 9 of 48