El Pan Diario – 9/6/2015

Romanos 8:1 – “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.”

Romanos, capítulo 3:1-20 y 7:1-25 expuso la condenación que existió bajo la Ley revelando una condición impotente y culpable de pecado. La condenación o sentencia de muerte se produjo como un resultado de la desobediencia y la rebelión de Adán (Génesis 2:17; 3:7, 24; Romanos 5:12-21). Esta condenación ha de venir sobre la humanidad ya sean judíos o gentiles (Juan 3:18). La única posibilidad de ser liberado de la condenación es ser hecho una nueva creación en Cristo Jesús.

Cuando nacimos en este mundo, nacimos bajo la pena de muerte de la que Adán fue sentenciado. La única manera que la pena de muerte puede ser con razón satisfecha es que ha de ser muerto con Cristo Jesús. Cuando invocamos el nombre de Jesús, Dios hace un milagro por nosotros y nos permite ser crucificados con Cristo

(Romanos 6: 6; Gálatas 2:20). En ese momento la vieja vida que está bajo la condenación del pecado es destruida (Romanos 6:3; Colosenses 2:11). Entonces, por el Espíritu de Dios, una nueva creación es levantada para que tenga comunión perfecta con Dios (Romanos 6:4-6; Colossians2:12). La nueva vida funciona en la justicia de Dios en Cristo y tiene la naturaleza de Jesucristo y el Espíritu Santo (Romanos 8: 9; Juan 3:6; Gálatas 3:27; Efesios 4:24; 2 Corintios 5:21).

Aquellos que se aferran a cualquier dimensión de la Ley (y mucho menos cualquier otro programa humano para la justificación) son tontos porque la ley no tiene poder para colocar a cualquier persona libre de la transgresión de Adán y al gobierno de pecado y la muerte. Hemos sido aceptados tan radicalmente en Cristo Jesús que la condenación no tiene lugar para los que viven la vida del Espíritu. Aunque Satanás continuará condenándonos y mintiendo contra la verdad, debemos estar firmes en la libertad con que Cristo nos ha dado y no permitir la descalificación en nuestros pensamientos o comportamiento.

A partir de este día en adelante se compromete a sí mismo a creerle a Dios. Él lo ha hecho a usted nuevo, por lo tanto, créale y véase a sí mismo nuevo. La palabra de Dios gobierna su corazón y mente, y deja que las cosas que usted dice y cree comunican las obras gloriosas de la nueva creación (Filemón1:6; Romanos 10:10; Salmo 19:14; Mateo 12:37).

Sea bendecido,

Pastor Mark Spitsbergen