El Pan Diario – 9/8/2016

1 Juan 4: 7 – “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.”

La expresión más importante y la evidencia del nuevo nacimiento es el amor. Este tipo de amor está perfectamente definido por la vida de Jesús que reveló el amor de Dios. La expresión del amor de Dios a través del hombre sólo es posible si una persona ha sido engendrada de Dios.

El amor de Dios, por definición, es un amor santo, es uno que de tal manera da, desinteresado y uno que fue claramente revelado por Dios a través de la entrega de su Hijo unigénito. Este amor santo cumple toda la ley y el propósito de Dios para el hombre en que funciona sin hacer el mal (Romanos 13:10; 1 Corintios 13:4-8). El amor de Dios no se expresa a un selecto grupo de personas, sino a todo el mundo (Juan 3:16; 1 Juan 4:10; Tito 3:4; 1 Pedro 1:17).

El amor de Dios hace que el sol brille sobre los malos y los buenos y manda la lluvia a los justos y los injustos (Mateo 5:45; Lucas 6:35). Es la naturaleza de Dios para bendecir a aquellos que son ofensores y perseguidores y los que han nacido de él son llamados a hacer lo mismo (Romanos 12:14; Lucas 6:28). Todos los hijos de Dios están marcados con la expresión del amor divino de Dios y la naturaleza santa. Desafortunadamente, probablemente no hay un tema más descuidado entre Su pueblo.

Por encima de todas las demás cosas de la expresión de este inefable amor debe manifestarse entre nosotros si el mundo ha de saber que hemos nacido de Él (Juan 13:35; 1 Juan 2: 5,10; 3:11; 4:21). Es nuestra responsabilidad de demostrar este amor uno por el otro entre nosotros primeramente, y también al mundo entero. Si no somos capaces de caminar en amor uno por el otro entonces hemos fracasado en el atributo más fundamental y esencial de nuestro llamado (Juan 13:34, 15:12,17; Romanos 12:10, 13:8; Gálatas 5:13; 1 Tesalonicenses 4:9; 1 Pedro 1:22; 1 Juan 3:11,23, 4:11,12; 2 Juan 5).

El mensaje de amor se expresa 320 veces por la ocurrencia de las palabras que se traducen amor. Sin embargo, se utilizan más palabras para describir sus características en lo que respecta específicamente a la naturaleza de Dios y de Su pueblo. Es un tema central de la Biblia, el evangelio, el carácter de Dios y la revelación de Su pueblo. Dios que es santo y que es amor nos ha apartado del mundo separándonos a Su amor. Debemos vernos totalmente separados para el propósito del amor de Dios siendo revelado a través de nosotros en cada situación.

Sea bendecido,

Pastor Mark Spitsbergen