El Pan Diario – 9/10/16

Efesios 3:17 – “para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor,”

Hay una doble alegoría en este pensamiento: arraigados como un árbol y fundado como un edificio en una buena base. Ambos expresan la estabilidad y compromiso con lo que nuestra responsabilidad principal es como pueblo de Dios. Estamos llamados a caminar en amor, un amor que es, de hecho sobrenatural, porque es el amor divino, es el mismo amor que el Padre tiene por nosotros. Jesús dijo que por nuestro amor uno por el otro todos los hombres sabrán que somos Sus discípulos (Juan 13:35; 1 Juan 4:7). Es en conocer y creer que Cristo mora en ustedes que la fe de Dios es liberado para producir todos los beneficios de Su naturaleza divina.

Sea bendecido,

Pastor Mark Spitsbergen