El Pan Diario -4/07/2017

1 Juan 2:18 - Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo.

Parte 2 – El Espíritu del Anticristo

El espíritu anticristo ha luchado contra la Unción y los ungidos desde el principio del hombre (Génesis 3:1-6). El espíritu anticristo de Satanás ha perseguido la Unción sin importar dónde se encuentre. Cuando Cristo Jesús nació, el ataque de Herodes contra cada niño menor de tres años de edad fue el ataque despiadado por Satanás para destruir al Ungido. Después de la resurrección de Jesús, la iglesia pasó por una de sus mayores luchas cuando los santos de Dios fueron perseguidos, cazados y asesinados. Los poderes de las tinieblas no han cesado. Ese mismo ataque continúa en contra de las doctrinas de Dios y de todos aquellos ungidos con el Espíritu Santo. Lo triste es que estos ataques se encuentran dentro de las filas de aquellos que dicen ser la iglesia y conocer a Cristo Jesús. No debemos ignorar los artimañas de Satanás. Debemos reconocer que estamos en guerra, y en esta lucha, contra las fuerzas del infierno. Debemos ser fortalecidos por el Espíritu del Señor para que podamos ser fuertes para la lucha (Efesios 6:10-12). A Satanás no le gustaría nada más que borrar de la tierra cualquier testimonio de Jesucristo que es suministrado por el Espíritu Santo. Cuando el poder del Espíritu Santo es revelado, nada puede ser de mayor provocación al reino de Satanás. El enfoque principal del espíritu anticristo es eliminar todas las cosas que pertenecen a Cristo del corazón y la vida de los hombres. Los ataques del espíritu del anticristo trabajan junto al misterio de la iniquidad (2 Tesalonicenses 2:7).

Así como el espíritu del infierno tentó, e incluso mintió contra la verdad en el pasado, así hoy en día los hombres se ven bombardeados con mentiras y compromisos que los dejan vulnerables al pecado y a la iniquidad. Cuando leemos de los reinos de la bestia de Daniel 7 y 8, y de Apocalipsis 12, 13 y 17, se nos permite tener una visión del asalto satánico que está en contra de nosotros ahora. Debemos entender que la ira del espíritu anticristo sólo continuará empeorando a medida que el día del Señor se acerca, hasta que finalmente se revelará al "hombre de pecado", que resumirá todo lo que es anticristo (2 Tesalonicenses 2:3-4, 8-12). El 'anticristo' es referido como 'el hombre de perdición' o 'el que está lleno de iniquidad'. Está lleno de maldad y terror. Él es todo lo que Satanás puede revelar de su carácter en un solo hombre. Él se levanta en un tiempo cuando la transgresión está llena, cuando el pecado y la iniquidad no pueden empeorar (Daniel 8:23; Mateo 24:12). Regocijémonos, pues, porque ahora vivimos en la era de la iglesia; y si somos vigilantes y sobrios, derrotaremos los poderes de las tinieblas dondequiera que intenten oponernos porque: mayor es Él que está en nosotros, que él que está en el mundo. (1 Juan 4:4)

¡Alégrate, vigila y vive la vida de Jesús!

Pastor Mark Spitsbergen